AGITADORAS

PORTADA

AGITANDO

CONTACTO

NOSOTROS

     

ISSN 1989-4163

NUMERO 44 - VERANO 2013

Posesión

Ángela Mallén

Yo tengo un pueblo, lo mismo que tú. A lo mejor tu pueblo es fabril, o de montaña, o turístico.  El mío es blanco, pequeño y caluroso. Tiene virgen, patios, solana, cura, muertos, mantecados, pañuelos, geranios y una plaza donde antiguamente las mujeres se paseaban cogidas del brazo, los hombres escupían, los niños daban pellizcos en el culo y todos comían pipas de girasol. Es un pueblo con ayuntamiento, iglesia, fuente pública, cuatro calles pintorescas, gente traginando por allí, chateando, aguantando, soñando.

Mi pueblo es mío porque mía es la infancia que lo tuvo como escenario,  mío el recuerdo, mío el apego. Mi pueblo es de quienes lo habitan, lo regentan, lo construyen, lo limpian, lo visitan, lo recorren, lo buscan en el mapa, lo nombran o lo evocan. Mi pueblo es de sus habitantes y de sus invitados, de sus emigrantes y de sus emigrados. De todos los que lo transitan y de todos los que lo recuerdan.

Pero también tengo una ciudad con el cielo azul marino, otra ciudad tan grande que te come, otra ciudad donde nieva tanto que se paralizan sus músculos, otra ciudad que por las noches se convierte en lobo, otra cuyo nombre se me olvida...

Soy afortunada: tengo un pueblo y muchas ciudades. Todos míos. Más míos, imposible. Absolutamente míos. También son de quienes los habitan, los regentan, los construyen, los limpian, los visitan, los recorren, los buscan en el mapa, los nombran o los evocan. Son absolutamente suyos. Más suyos, imposible.

Qué misteriosa es la posesión.  

Posesión

 

 

 

@ Agitadoras.com 2013